Encontré varios colegas en mi breve carrera, que seguro se preguntaban, al crear un nuevo email para su estrategia:

¿Cómo puedo crear y garantizar que este email caiga en la bandeja de spam?

¿Ha sido una de esas personas?

Muchas veces, usted se hace esa pregunta, de manera inconsciente. O no hace la pregunta, pero responde a ella por la forma en que configura su email.

Entonces, ¿cómo saberlo?

Vamos a mostrar esto en los próximos pasos.

Es claro que cuando escribe un email, ya sea un mensaje de bienvenida, una nutrición, un email de confirmación, una carta de ventas o cualquier contenido, la intención es la misma: que el contacto lea el mensaje, entienda y tome la acción esperada – abrir, hacer clic, comprar, participar, etc.

Por lo tanto, el mensaje y el layout del email tienen roles fundamentales en la conversación.

Por ejemplo, ¿qué puede elevar o disminuir la conversión del tipo de apertura de email? El asunto es una de las variables que puede influir fuertemente en el éxito de esta métrica. Si el email no tiene un asunto llamativo, relevante e interesante, las personas pueden saltar al próximo, aunque sean lectores asiduos de su contenido.

Así como en un producto de recurrencia, como en una suscripción de Spotify, que periódicamente convence a los clientes de que vale la pena continuar, sus lectores también necesitan ser convencidos de que todo y cualquier contenido enviado por usted debe ser abierto y consumido.

Ok, no podemos poner toda la responsabilidad de la apertura en el asunto, pero es uno de los primeros parámetros a ser revisados cuando algún email tiene una tasa de apertura fuera de la norma – hacia arriba o hacia abajo.  

Pero hay otro factor de influencia fuerte, el remitente.

Por 2 motivos:

  1. El nombre de quien firma email debe ser siempre coherente. Sea el nombre de la empresa/tienda o por el cual el contacto/cliente se identifique. Aquí en Babel-Team, dependiendo del sector, el email va firmado por uno de los asistentes o incluso por nuestro CEO, Jorge Aldrovandi.
  2. El email remitente. Por la misma razón, pero también por otra que puede ser incluso más serio: la reputación y la salud de su dominio. Pueden utilizar este sitio aquí para hacer este tipo de chequeo: http://mxtoolbox.com/

Otro aspecto al que hay que prestar atención es el texto que estamos enviando, porque existen varias palabras que son mal vistas por los servidores que reciben emails.

Voy a dar algunos ejemplos:

  • Lucro
  • Pérdida de Peso
  • Gratis

Sólo algunos temas muy obvios para ilustrar. Sugiero buscar en Google por “Palabras a evitar en email marketing” o similar, para una lista más actualizada.

Debemos encontrar medios diferentes de decir algunas cosas, pero también vigilar el formato del texto, resaltando 3 puntos que se repiten en gran escala:

  1. Evitar palabras en MAYUSCULA, para contenido y asunto;
  2. Evitar grandes espacios en blanco. Se considera práctica de spam e interpretado por los servidores como un intento de enmascarar o de ocultar algo del lector, lo que puede hacer que los e-mails sean filtrados – o sea, lleguen al servidor, pero no a la bandeja del contacto.
  3. Relación entre enlace x texto e imagen. Lo ideal es tener al menos una tasa del 70% de texto y 30% de imagen y enlaces. Siempre recomiendo que intente subir esa tasa de texto – cuanto más texto, mejor.

Con esto, voy a responder a la pregunta del asunto del email, “¿Cómo hacer que mis emails caigan en la bandeja de Spam?”

¡Simple!

Haga todo lo contrario de lo que se ha dicho aquí, especialmente la parte del punto 3. Lo contrario, serían aquellos e-mails con 1 imagen y un enlace por detrás, sin texto ninguno.

Recordando que, desafortunadamente, ninguna acción que se haga asegura que nuestros emails lleguen al inbox, porque hay cosas que no controlamos. La sugerencia de evitar mucha codificación, mucho enlace y mucha imagen es para aumentar la probabilidad de que sus emails lleguen a la carpeta de entrada, pero existen factores externos que no controlamos, no hay garantías.

Vamos a repasar lo que podemos controlar (factores internos) y lo que no podemos controlar (factores externos).

Factores internos:

  • Remitente de los emails
  • Asunto de los emails
  • Contenido de los emails
  • Servidor por el cual estamos enviando, pues a pesar de que no podemos controlar 100% siempre, nosotros elegimos cual software o servidor vamos a usar para enviar.

Factores externos:

  • Servidor receptor, Hotmail, UOL, BOL, etc.;
  • Configuración de la bandeja de entrada del propio contacto.

Lo que necesitamos hacer, es cumplir al máximo las buenas prácticas de lo que controlamos para aumentar la probabilidad de que nuestros emails tengan una tasa de éxito más alta.

Esas prácticas de construcción de emails junto al doble opt-in y la higienización constante de la lista, son las acciones que necesitamos tener siempre para garantizar los mejores resultados.

Cualquier duda que tenga sobre los puntos mencionados en el email, no dude en entrar en contacto con nosotros.

El autor, Fábio HansenSobre el autor
Fábio Hansen
 – Arquitecto-Jefe de Automatización

Formado en Cine en la Pontificia Universidad Católica de Rio de Janeiro (PUC-RJ), después cambió el rumbo de su carrera y comenzó a trabajar en Babel-Team como Asistente de Jorge Aldrovandi. A partir de 2011, comenzó su trayectoria en Automatización de Marketing y Ventas, certificándose como Consultor Infusionsoft.

Quiero seguir las novedades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *